En esa expansión Misionera es que Bolivia ha sido privilegiada para contar ya desde 1959, con miembros de la Congregación. Un 2 de Junio de ese año, se inició la labor en la ciudad de La Paz, precisamente en un pequeño rincón dedicado por la devoción y amor a María de un insigne sacerdote boliviano, Monseñor Luis Alberto Tapia Núñez del Prado, quien fue el instrumento elegido por la providencia para hacer que tres valientes misioneras llegasen al país, y secundar así la obra de un Santuario Mariano, al estilo del de Lourdes de Francia y luego la fundación de lo que hoy es uno de los más prestigiosos establecimientos educativos de La Paz, el Colegio “María Inmaculada”
Como prolongación de la presencia misionera en Bolivia, desde el año 2002, hemos iniciado la misión en Perú, en una zona muy necesitada de la ciudad de Lima apoyadas por un grupo de laicos comprometidos en torno al carisma carmelitano, fruto de la acción apostólica de los Carmelitas Descalzos, en el Distrito del Cercado de la ciudad.

La Paz